El cambio climático afecta a las inundaciones en Europa

Resultado de imagen de inundaciones

Los ríos desbordados pueden causar enormes daños: En todo el mundo, los daños anuales causados por las inundaciones fluviales se estiman en más de 100.000 millones de dólares, y siguen aumentando. Hasta ahora no ha quedado claro cómo influye el cambio climático en la magnitud de las inundaciones fluviales. No había patrones aparentes.

El experto austríaco en inundaciones Prof. Günter Blöschl de la Universidad Técnica de Viena (Viena) ha dirigido un gran estudio internacional en el que han participado un total de 35 grupos de investigación y que aporta pruebas claras de que los cambios en la magnitud de las inundaciones observados en las últimas décadas pueden atribuirse al cambio climático. Sin embargo, el cambio climático no tiene el mismo efecto sobre las inundaciones en todas partes: En Europa noroccidental, las inundaciones son cada vez más graves; en Europa meridional y oriental, las magnitudes de las inundaciones tienden en su mayor parte a disminuir, aunque, en las pequeñas cuencas de captación, en realidad pueden aumentar. Los resultados del estudio han sido publicados en Nature.

El cambio climático es un factor crucial

«De nuestras investigaciones anteriores ya sabíamos que el cambio climático está cambiando el calendario de las inundaciones en el plazo de un año», dice Günter Blöschl. «Pero la pregunta clave es: ¿El cambio climático también controla la magnitud de las inundaciones? Hasta ahora, los datos disponibles no han sido suficientes para determinar si esto es así o no. Ahora hemos examinado esta cuestión con gran detalle y podemos decir con confianza: Sí, la influencia del cambio climático es clara».

Para el estudio se analizaron datos de 3.738 estaciones de medición de inundaciones en Europa entre 1960 y 2010: «Durante mucho tiempo se ha supuesto que el cambio climático está teniendo un impacto en la magnitud de las inundaciones porque una atmósfera más cálida puede almacenar más agua», explica Günter Blöschl. «Sin embargo, este no es el único efecto, las cosas son más complicadas.»

En Europa central y noroccidental, entre Islandia y Austria, las magnitudes de las inundaciones aumentan porque las precipitaciones aumentan y los suelos se humedecen. En el sur de Europa, por otra parte, los niveles de inundación están disminuyendo, ya que el cambio climático provoca una disminución de las precipitaciones y las temperaturas más altas provocan una mayor evaporación del agua en el suelo. Sin embargo, en el caso de los ríos pequeños, las inundaciones pueden aumentar debido a las frecuentes tormentas eléctricas y a la deforestación. En el clima más continental de Europa del Este, las magnitudes de las inundaciones tienden a disminuir debido a la menor profundidad de las nevadas en invierno, asociada a las mayores temperaturas. «Los procesos difieren en Europa, pero los patrones regionales se corresponden bien con los impactos previstos del cambio climático», dice Blöschl, «Esto nos demuestra que ya estamos en medio del cambio climático».

Grandes cambios

La magnitud de los cambios es notable: van desde una disminución del 23,1% por década (en relación con la media a largo plazo) hasta un aumento del 11,4% por década. Si estas tendencias continúan en el futuro, cabe esperar efectos importantes sobre el riesgo de inundaciones en muchas regiones de Europa.

Günter Blöschl aboga por que estos resultados se incluyan en las estrategias de gestión de crecidas: «Independientemente de los esfuerzos necesarios para mitigar el cambio climático, veremos los efectos de estos cambios en las próximas décadas», dice Blöschl. «La gestión de crecidas debe adaptarse a estas nuevas realidades».

Comentarios cerrados.